Las viejas máquinas de escribir son toda una imprenta

Mi mamá me regaló dos Olivetti rojas: una cuando era niña, en la primaria, y otra cuando cumplí treinta años. La primera no recuerdo dónde quedó y la segunda la regalé en cuanto me pude comprar una computadora creyendo que me superaba. Craso error. Ahora que diseño estos libros me doy cuenta de que son toda una imprenta muy útil para editorxs precarixs.

Busqué en Segunda mano y encontré una Lettera color verde olivo. Me la vendió “Daniela”. Hicimos la transacción en los torniquetes del metro San Cosme. Pagué 150 pesos. A ella también se la había regalado su mamá en la primaria. Creo que se pueden hacer cosas muy lindas con ella y que tener que hacer tanto esfuerzo con los dedos vale la pena.

mi lettera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s